La comunicación no verbal dice mucho de ti

10 Mayo 2016
| 1 comentarios
La comunicación no verbal dice mucho de ti
El lenguaje corporal puede revelar tanta o más información que las palabras.Nuestro cuerpo transmite constantemente información sobre nuestras intenciones, sentimientos y personalidad sin darnos cuenta.

Hasta cuando estamos quietos o en silencio, los gestos, las posturas, las expresiones faciales y la apariencia hablan por nosotros y pueden resultar demasiado elocuentes.

Para convertir la comunicación no verbal en un aliado en la oficina te damos unas pistas:

Controla tus gestos 

La gestualidad tiene un elevado componente cultural como las expresiones de orgullo, triunfo y poder.  Los gestos ilustradores, los que acompañan el discurso verbal y preceden en milésimas de segundo a las palabras, tienen una estrecha vinculación con la credibilidad.

Tus movimientos traducen tus emociones, ideas y pensamientos. Por lo tanto, tenemos que aprender a controlarlos para transmitir el mensaje correcto. Por ejemplo, tener en tu mano un bolígrafo o un objeto durante  una reunión transmite la imagen de una persona vacilante y dubitativa. En su lugar, trata de comunicarte con las manos mediante la creación de movimientos amplios que simbolizan el deseo de unión y permiten poner de relieve los puntos fuertes de tu discurso. Piensa en distribuir bien el peso de tu cuerpo sobre ambas piernas, alza la cabeza y barbilla y lánzate a conquistar al auditorio. Vamos, como Cristiano Ronaldo antes de lanzar una falta.

Corrección postural

La postura corporal expresa básicamente el grado de interés y apertura hacia los demás, reflejados en la exposición y orientación del torso. También es un potente indicador del estado emocional y predisposición a la acción: posturas expansivas indican satisfacción y actividad; mientras las posturas de contracción se vinculan a la negatividad y la pasividad. Los últimos hallazgos revelan que las posturas influyen en nuestro estado de ánimo y en la segregación hormonal. Visualmente, la postura tiene también una gran incidencia en nuestra imagen personal, sobre todo para transmitir confianza, estabilidad y seguridad

Si estás sentado hacia atrás, tu interlocutor lo interpreta como una señal de desacuerdo. Si estás arqueado o agachado, denotas estar encerrado en ti mismo y sin ganas de llegar a acuerdos. Pon el torso hacia adelante para impulsar una actitud abierta y voluntad de interactuar. Cuidado con los brazos cruzados porque generas desconfianza manifiesta y estar a la defensiva. Es mejor ponerse sobre la mesa con las manos planas y mostrar que se tiene la certeza y estás dispuesto a dialogar.

La cara es el espejo del alma

Las caras son el indicador emocional más potente y en lo primero que centramos nuestra atención al interactuar. En fracciones de segundo nuestro cerebro emocional decide por su cuenta y riesgo si una cara nos gusta o no, un proceso en el que inicialmente no interviene la razón, y en el que no hay tiempo para pronunciar ni media palabra. En la cara se reflejan de manera innata y universal las siete emociones básicas: alegría, sorpresa, tristeza, miedo, ira, asco y desprecio. Cada una tiene su propio código. Aprender a distinguirlas es imprescindible para dominar el lenguaje corporal.

Así una mano a la barbilla revela una expresión de duda o de escepticismo, el dedo índice frotando la nariz como Vicky el vikingo muestra desacuerdo y  un ceño fruncido refleja  descontento.

En el caso de una situación delicada, es casi mejor enviar un e-mail que comentar el tema cara a cara.

Personaliza tu imagen 

La apariencia continúa siendo uno de los canales más influyentes de la comunicación. A pesar de los avances sociales y del esfuerzo normativo en la lucha por la igualdad. El aspecto de una persona nos habla de su edad, sexo, origen, cultura, profesión, o condición social y económica, entre otros muchos datos. Por más que intentemos sustraernos de los estereotipos, la apariencia sigue siendo la principal fuente de información a la hora de formarnos una primera impresión de alguien. Y no hay una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión.

La mirada sirve de punto de anclaje del auditorio. Una mirada huidiza o pendiente de detalles pone en evidencia tu nerviosismo. Mirar demasiado fijamente a alguien, puede provocar la confusión y subrayar una forma de arrogancia. Escoge mirar a cada participante por turno y permite que las personas se impliquen, de esta manera generarás atención y no tendrás necesidad de decir: “Gutiérrez que le veo”. 

Detector de mentiras

La conducta no verbal informa además de nuestro grado de comprensión y nivel de acuerdo, e incluso puede desmentirlo que estamos diciendo en ese momento. El lenguaje corporal está fuertemente vinculado con la parte emocional, intuitiva e instintiva de nuestro cerebro y se desarrolla principalmente en el plano inconsciente. De ahí su importancia y también su desconocimiento.

Para detectar si una persona miente o enmascara una culpa, fíjate bien: si se rasca el cuello, la barbilla o la nuca, se frota la nariz, manosea un objeto, muestra signos de incomodidad y de culpabilidad. Añade a esto una postura rígida y ojos que pestañean rápidamente, ¡Cuidado! Puedes tener delante a Pinocho.

El control de la comunicación no verbal

Los mejores comunicadores no verbales son quienes tienen consciencia de su lenguaje corporal, personas capaces de monitorizar su conducta y de calibrar el efecto que esta produce en los demás. No hay un perfil exacto establecido científicamente, aunque suelen ser personas observadoras, con amplia perspectiva, y abiertas a nuevas experiencias y realidades. Rasgos como la estabilidad emocional y la empatía también ayudan.

Algunos estudios evidencian que las personas más influyentes y persuasivas tienen una gran consciencia del lenguaje corporal propio y ajeno, al margen del campo profesional en el que hayan triunfado. Se trata de una condición fundamental para el éxito.

El lenguaje no verbal es el espejo de la emociones. Aprende a dominarlo y estate atento a estos pequeños signos que te descubrirán muchos indicios sobre la  personalidad de tus compañeros.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

4 + 3 =
Soluciona esta simple operación matemática e introduce el resultado. Por ejemplo para 1 + 3, introduce 4.

Últimas entradas

27 Enero 2014
Pasamos muchas horas sentados delante de un ordenador. No sentarse correctamente puede causar problemas de circulación, fatiga y malestar en la...
16 Abril 2015
Un intro desquiciante (lo sentimos pero eres la tecla más grande y fácil de golpear) que presuntamente canaliza ese momento de ira momentánea...
21 Septiembre 2015
Bic ha sido uno de los patrocinadores y proveedores oficiales de La Vuelta. Cada mañana los ciclistas estampaban su firma en el control con un...
18 Abril 2016
¿No? Pues en Japón son unos osados y atrevidos y no solo lo imaginan, sino que se lanzan a la aventura. Es cierto que en Japón ya están preparados...